Todo lo que tienes que saber sobre las Etiquetas DGT en 2023

A continuación encontrarás una práctica guía con todo lo que tienes que saber sobre las Etiqueta DGT en 2023, desde cómo usarlas hasta dónde conseguirlas.

Inspirándose en el sistema de etiquetado que otros países miembros de la Unión Europea emplean para clasificar su parque móvil por su poder contaminante, el abril de 2016 la Dirección General de Tráfico (DGT) diseñó su propio sistema de clasificación dentro del marco del Plan Nacional de Calidad del Aire 2017-2019 (Plan AIRE II).

Inicialmente, este sistema de etiquetado estaba pensado para que alcanzara hasta a un 50% del parque móvil, el equivalente entonces a unos 16 millones de vehículos. Esta cifra ha ido aumentando en estos últimos siete años a medida que los conductores han ido retirando sus viejos coches y reemplazándolos por otros modernos con etiqueta de la DGT.

Y este cambio ha ido produciéndose en parte por causas naturales (los coches antiguos abren paso a vehículos más modernos a medida que su vida útil se va agotando), pero también espoleado por las normativas anticontaminación que se han implantado en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, donde desde hace ya algunos años hay activas Zonas de Bajas Emisiones (ZBE).

Estas áreas son zonas con restricciones de acceso y movilidad al tráfico más contaminante. Y precisamente la forma en la que se puede identificar y limitar a los coches con mayores niveles de emisiones es con las etiquetas ambientales de la DGT

Cada año se producen nuevos cambios en todo lo relacionados con las famosas pegatinas medioambientales, por lo que hemos preparado esta práctica guía donde encontrarás todo lo que tienes que saber sobre las Etiquetas DGT en 2023, desde los diferentes tipos que existen, hasta dónde conseguirlas, dónde colocarlas y las limitaciones que presentan cada una de ellas.

¿Cuántos tipos de Etiquetas DGT hay en 2023?

Empecemos por lo más básico, el número de distintivos ambientales que están vigentes en 2023. Son cuatro y cada una tiene sus propios criterios de obligatorio cumplimiento para que un coche pueda lucir una pegatina ambiental u otra. Estos son los requisitos:

Etiqueta B

El distintivo B (amarillo) de la DGT es la etiqueta ambiental que afecta a turismos y furgonetas ligeras de las categorías M1, N1, M2, M3, N2 y N3. Esto afecta a vehículos M1 y N1 de gasolina matriculados a partir del año 2001 que cumplan con la norma Euro 3, así como diésel M1 y N1 matriculados a partir de enero de 2006 que cumplan con la norma Euro 4 o Euro 5.

También se incluyen los vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías de las categorías M2, M3, N2 y N3, tanto de gasolina como diésel, matriculados a partir de 2006 que cumplan con la norma Euro 4 o Euro 5.

Etiqueta C

El distintivo C (verde) permite identificar y clasificar a turismos y furgonetas ligeras inscritas en el Registro de Vehículos de la DGT con las categorías M1, N1, M2, M3, N2 y N3. Se incluyen los vehículos M1 y N1 de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 que cumplan con la norma Euro 4 o posterior, y los diésel M1 y N1 matriculados a partir de 2014 que cumplan con la norma Euro 6.

Los vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías de las categorías M2, M3, N2 y N3, tanto de gasolina como diésel, matriculados a partir de 2014 que cumplan con la norma Euro 6 también cuentan con la etiqueta ambiental C.

Tanto en los coches de categoría B como los de categoría C, se trata de vehículos de gasolina o diésel sin ningún tipo de electrificación, por lo que los coches eléctricos, híbridos y de gas quedan excluidos de este distintivo medioambiental.

La tercera etiqueta ambiental es ECO (azul/verde) y afecta a turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías dentro de las categorías M1, N1, M2, M3, N2 y N3.

Para obtener esta pegatina ambiental, el vehículo debe ser un híbrido no enchufable, un coche híbrido enchufable con menos de 40 kilómetros de autonomía en modo eléctrico o vehículos propulsados por gas natural, gas natural comprimido (GNC) o gas licuado de petróleo (GLP).

Etiqueta Cero Emisiones

El distintivo ambiental Cero Emisiones (azul) es con el que menos restricciones encuentra el propietario de un vehículo categorizado dentro de este grupo. Se incluyen ciclomotores, triciclos, cuadriciclos y motocicletas, turismo, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías de las categorías L, M1, N1, M2, M3, N2 y N3.

Para obtener esta pegatina medioambiental, el vehículo debe ser un coche eléctrico puro, un vehículo eléctrico de autonomía extendida, un coche híbrido enchufable con más de 40 kilómetros de autonomía o un vehículo con pila de combustible de hidrógeno.

Categoría A (sin etiqueta)

Todos los vehículos que no cumplan con los requisitos necesarios para acceder a alguna de las etiquetas ambientales de la DGT antes descritas son los denominados Categoría A, o coches sin etiqueta. Esto quiere decir que son vehículos de gasolina matriculados antes de 2001 y diésel anteriores a 2006. 

Por supuesto, estos son los vehículos con mayores restricciones de acceso, aparcamiento y circulación en las grandes ciudades, y los que van a ser más perseguidos en los próximos años hasta expulsarlos de las Zonas de Bajas Emisiones y de los grandes núcleos urbanos (al menos, de los que pertenezcan a municipios de más de 50.000 habitantes).

¿Dónde se consiguen?

Bien, una vez identificada qué etiqueta ambiental de la DGT corresponde a tu coche, es el momento de conseguirla. Para obtener la pegatina, deberás comprarla. Es cierto que al principio Tráfico enviaba por correo el distintivo, pero desde hace ya varios años la única forma de conseguirla es comprarla en alguno de estos establecimientos:

  • Oficinas de Correos
  • Red de talleres de la Confederación Española de talleres (CETRAA) y otras redes de talleres autorizados
  • Gestores Administrativos
  • Instituto de Estudios de Automoción (IDEAUTO)
  • En el caso de flotas, a través de la asociación GANVAM

¿Cuánto cuesta la pegatina de la DGT?

La emisión de la pegatina de la DGT tiene un coste de 5 euros, a lo que habría que añadir los gastos de envío y otros conceptos, pudiendo variar de un vendedor a otro.

Es importante destacar que el distintivo es válido para circular únicamente en España. Si vas a circular con tu coche en Alemania, Austria, Dinamarca, Francia u otro país con sistema de catalogación ambiental, debes informarte antes de ir sobre si es necesario obtener un distintivo en el país al que viajas, cómo hacerlo y de los criterios para poder circular.

¿Dónde colocarla en el coche?

La propia Dirección General de Tráfico explica que “la obtención y colocación del distintivo se voluntaria”, y que “esta debe hacerse adhiriendo la pegatina en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero”. En caso de no disponer de parabrisas, como en las motocicletas, la pegatina se ubicará “en cualquier sitio visible del vehículo”.

Este es el único lugar en el que debe estar ubicada la pegatina y la DGT ya ha aconsejado en más de una ocasión cuáles son los lugares del coche donde no debes colocarla.

¿Es obligatorio llevarlas?

La DGT responde que la etiqueta ambiental no es obligatoria por norma general, aunque sí es recomendable llevarla pegada en el parabrisas delantero del coche, en la esquina inferior derecha. Dependiendo del lugar y la zona en la que te suelas desplazar, puede ser un requerimiento para acceder, circular y aparcar.

Por tanto, lo más recomendable si ya tienes la etiqueta de la DGT es que la lleves pegada en el parabrisas del coche. Especialmente, porque a partir del pasado 1 de enero de 2023 todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán contar con su Zona de Bajas Emisiones (ZBE), donde se restringirá el acceso a los vehículos más contaminantes (según etiqueta).

¿Cuáles son las limitaciones de cada etiqueta en las Zonas de Bajas Emisiones?

Las limitaciones que vas a encontrar en cada etiqueta DGT en 2023 están presentes en las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de las grandes ciudades, como es el caso de la ZBE de Madrid y de Barcelona.

En el caso de los vehículos con etiqueta B, a partir del 1 de enero de 2023 pueden acceder a las grandes ciudades sin apenas restricciones. Tan solo en Madrid encuentran alguna limitación. El requisito es que pueden acceder, pero deberán aparcar en un parking público o privado antes de cruzar la ciudad. No pueden aparcar en la calle o en las zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

Lo mismo ocurre con los coches con etiqueta C, que en las ZBE de Madrid pueden entrar, aunque deben aparcar en un parking público o privado antes de salir. Los vehículos con etiqueta ECO y 0 Emisiones no presentan restricciones de acceso o movilidad en Madrid y Barcelona.

Sin embargo, si tienes un coche sin etiqueta (categoría A) y no eres residente en Madrid, A partir del 1 de enero de 2023 no puedes circular en el anillo interior de la M-30 ni transitar por ella. En 2024 esta restricción se aplicará a todo el término municipal de Madrid y desde el 1 de enero de 2023, los residentes y no residentes no podrán circular por todo el término municipal.

Deja una respuesta